Sintonía colorista y sostenible en una ciudad monocromática

Esculturas lumínicas y prismas triangulares de arte urbano construyen una exposición al aire libre en varias localizaciones de la capital

n el número ocho de la calle Ortega y Gasset, hay un coche tuneado con una imagen art decóUna de las pasiones de su creador, Manu Campa, son los coches clásicos. Los reflejos y los brillos de la pintura dan un aire de estilo pop, realista y figurativo a su obra. En la carrocería se ven reflejados algunos de los elementos más emblemáticos de Madrid, como las Cuatro Torres y la Puerta de Alcalá.

Para el madrileño, es una simbiosis entre la funcionalidad del coche y la urbe. “Desde que empecé a pintar en el barrio de Malasaña, he dibujado retratos y paisajes urbanos hasta centrarme en el mundo del motor y la ciudad de Madrid”, cuenta Campa. El coche, ilumado por una luz tenue desde su interior, representa el concepto de la sostenibilidad y el movimiento en la ciudad. El recorrido está a la vista de los transeúntes, pero también puede hacerse en un coche eléctrico de la marca MINI que traslada al visitante a los diferentes puntos de la exhibición.

Medio: El País

Seguir leyendo